Press "Enter" to skip to content

Esta organización ofrece servicios de traducción para la comunidad maya en el DMV

To read this story in English, click here.

Por Vanessa Sánchez

Para La Voz Unida

“Al inicio de la pandemia, nuestra comunidad iba al hospital y no sabía que era el COVID-19. Quienes entendían un poco de inglés o de español, transmitían la información a su manera. Había confusión, caos y mucho miedo”, dijo Gerónimo Ramírez, un miembro del Consejo de Gobierno Ixil en Virginia.

En las instalaciones del Centro de Trabajadores de Centerville-Fairfax o en el porche de la casa de un miembro, Liga Maya prepara material informativo sobre el coronavirus. Videos cortos de un minuto explican en idiomas Ixil, Mam y K’iche’ cómo utilizar una mascarilla, cuáles son los principales síntomas del coronavirus o a dónde acudir para hacerse una prueba. Esta información no solo juega un rol esencial en la batalla contra el coronavirus, sino sobre todo frente a la ausencia de información oficial en sus idiomas originarios.

“Los líderes comunitarios escuchamos que la información no estaba llegando. Había mucho miedo [en la comunidad] porque no teníamos los hechos claros. Entonces empezamos a crear videos cortitos con información simple”, dijo Juanita Cabrera, directora ejecutiva de la Liga Maya.

El condado de Fairfax en donde se encuentra Centreville, hasta la primera semana de diciembre, ha registrado 30,404 casos confirmados. De acuerdo con el Departamento de Salud de Virginia, el 45.48% (13,830 casos) son Latinos, aunque no está claro cuántos incluyen mayas indígenas.

Melvin Camey, 38, asistente de mánager en un restaurante en Baltimore, se encarga de producir y editar la información en su tiempo libre para la Liga Maya de forma voluntaria. “He estado creando videos y aprendiendo yo mismo cómo utilizar Adobe Premiere. Esta herramienta que me apasiona me ha dado una oportunidad para poder ayudar a la comunidad”, dijo Camey.

Los videos creados en base a las directrices del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) o de la UNESCO, son narrados por representantes de las comunidades, se publican en Facebook y se envían por WhatsApp.

Las agencias de gobierno confunden la identidad de la comunidad Maya y los llaman latinos o hispanos, dijo Cabrera López. “No somos latinos, no somos hispanos y no somos latinx”, ella dijo. 

En 1980, el Censo incluyó la categoría ‘hispano’ al conteo nacional para estimar el tamaño de la población con raíces Latinoamericanas. En el año 2020, se incluyó el término latino con el país de origen y apenas este año, durante el Censo 2020, las comunidades indígenas de América Latina pudieron ser contadas bajo esa categoría. 

La categorización latina o hispana desconoce muchas de las necesidades de los pueblos indígenas originarios y por tanto, la comunidad se ha quedado atrás en el acceso a servicios e información, dijo Ramírez, quien además de ser dirigente comunitario, es intérprete de Ixil a español.“Nosotros no somos reconocidos. Las escuelas, los hospitales nos ponen dentro del marco latino e inmediatamente nos empiezan a tratar en idiomas hispanos o en inglés, pero muchas de nuestros miembros no pueden hablar bien el español porque su primer idioma es Mam, Ixil o K’iche’”, dijo Cabrera López.  

 Gerónimo Ramírez, un líder en el Centro de Labores de Centerville, intérprete y maya Ixil. (Foto por Vanessa Sánchez/La Voz Unida)

Desde la frontera hasta el Norte de Virginia, las comunidades Maya enfrentan barreras lingüísticas y muchas veces no acceden a un intérprete en momentos de vida o muerte, dijo un reporte del Centro para el Progreso Americano. La falta de interpretación, en muchos casos, es la única razón por la que muchos migrantes Mayas de Guatemala no acceden a los servicios de salud o no logran entender qué deben hacer una vez que han visto a un médico, explicó Ramírez. En tiempos de pandemia, la información puede ser la diferencia entre reducir el contagio o enfermarse y contagiar a más personas. 

El título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964 requiere que instituciones beneficiarias de fondos federales provean información y servicios en otros idiomas a hablantes de inglés limitado (LEP).

“Ser intérpretes para nosotros es muy fundamental porque eso puede tener un cambio trascendental en la vida de un miembro Maya”, dijo Ramírez.  

La Liga Maya creó una red de intérpretes en diferentes idiomas mayas para reducir la brecha que existe en la comunicación en hospitales, escuelas y cortes de migración en 2017. A finales del 2019, iniciaron capacitaciones con nuevas tecnologías que han sido de mucha ayuda durante la pandemia.  “Ahora en tiempo de COVID-19 no podemos hacer interpretación en la forma original y lo tenemos que hacer vía ZOOM”, dijo Cabrera López. 

Hasta el momento la red no recibe remuneración. Ramírez y otros nueve intérpretes han tenido que modificar sus horarios de trabajo para poder acompañar a la comunidad con interpretación. La demanda es muy alta, pero son muy pocos quienes pueden moldear sus horarios de trabajo para dar este servicio. “Estamos en proceso para que sea visto como un trabajo, así el hospital o un abogado contacta con el Centro de Labores y nosotros enviamos intérpretes quienes a su vez reciben un salario”, dijo Ramírez. 

“El trabajo para encontrar fondos, responder a la comunidad y liderar ha sido arduo … a pesar de 524 años de despojo, de genocidio, de masacre, de olas de violaciones, nosotros tenemos resiliencia y una existencia fuerte”, dijo Cabrera López.

Comments are closed.